All for Joomla All for Webmasters

Danzas

Danza

¿Qué es la danza cristiana?

danzaPrimeramente, es necesario ceñirnos al diccionario académico, el cual establece lo siguiente:

  • baile (‖ acción de bailar).
  • baile (‖ manera de bailar).
  • Conjunto de danzantes.

La danza es más que un simple conjunto de movimientos. Cuando el objetivo es danzar para el Señor también es una forma de adoración que refleja una actitud del corazón del hombre.

La danza proviene de las raíces del cristianismo. En el Antiguo Testamento se dan a conocer una serie de episodios donde está presente algún tipo de danza como una expresión de las emociones y convicciones del hombre frente a su Creador. Más adelante veremos una serie de citas bíblicas donde se visualiza lo mencionado con antelación.

Aunque la danza es una forma de veneración que data desde los comienzos de la relación de Dios con el hombre, podemos ver etapas de la historia del cristianismo donde este modo de adoración estuvo en silencio en las iglesias. Sin embargo, en tiempos actuales el Señor ha comenzado un proceso de restauración de la danza en distintas congregaciones del mundo.

La Danza

El libro de los Salmos está lleno de referencias acerca de la forma como debemos alabar a Dios. Varias de ellas son bastante ruidosas y extravagantes como aplaudir, aclamar y danzar, otras son de quietud, como postrarse y arrodillarse, pero todas son bíblicas. Otros libros del Antiguo Testamento narran acontecimientos que podemos usar ahora como patrón de cómo alabar a Dios. El pueblo de Israel alabó y gritó exageradamente para hacer caer los muros de Jericó (Josué 6:20). Cuando el Rey David llevó el Arca del Pacto a Jerusalén danzó alegremente y con todas fuerzas, y hasta se quedó en ropa interior (efod de lino) en el proceso (2 Samuel 6:14-15). Cuando Salomón dedicó el nuevo templo hubo una expresión intensa de alabanza por cientos de personas y la gloria de Dios se manifestó (2 Crónicas 5:11-14).

El rey David fue un hombre con un corazón dispuesto para su Señor y Dios. Sus expresiones quedaron plasmadas en el libro de los Salmos y nos proveen el fundamento para alabar a Dios. La danza es una de las formas de alabanza mencionadas en los Salmos, es una expresión corporal de gozo que va ligada con la celebración por las grandes obras y proezas del Señor. El Salmo 149:3 dice "Alaben su nombre con danza; con pandero y arpa a él canten", lo mismo que el Salmo 150:4 "Alabadle con pandero y danza; alabadle con cuerdas y flautas". La narración que provee 2 Samuel 6:14-15 acerca de la forma como David danzaba con todas sus fuerzas delante de Jehová es bastante clara para comprender que la danza es una forma de alabanza agradable al Señor.

En el Nuevo Testamento el apóstol Pablo recomienda a los efesios utilizar los Salmos como forma de alabanza (Efesios 5:19), también menciona que los corintios utilizaban los Salmos dentro de sus reuniones congregacionales (1 Corintios 14:26).

Otro ejemplo aparece en Éxodo 15:20. Después que el pueblo de Israel cruzó el mar Rojo y que el ejército egipcio fue destruido, Moisés y los hijos de Israel levantaron un canto de alabanza por las maravillas de Dios, y María la hermana de Moisés y Aarón, tomó un pandero y todas las mujeres la siguieron y danzaron y cantaron en celebración.

En Jeremías 31:13 Dios le habla proféticamente a Israel acerca del gozo que él traerá a su pueblo: "Entonces la virgen se alegrará en la danza, los jóvenes y los viejos juntamente; y cambiaré su lloro en gozo, y los consolaré, y los alegraré de su dolor". El Señor mismo habla acerca de manifestar gozo y alegría a través de la danza, por lo tanto esta forma de alabanza no es invención humana ni una moda de la iglesia contemporánea.

Muchas de estas formas de alabar no encajan con nuestra idea de decoro, decencia y buenos modales o de cómo debería realizarse la adoración a Dios dentro de la iglesia, especialmente en lo referente a la danza. Las Escrituras dicen que todo lo que hagamos sea para la gloria de Dios, y si algo no le da gloria a El es mejor desecharlo, pero es importante hacer la diferencia entre nuestros gustos personales y lo que agrada a Dios. Mical, la esposa de David, lo menospreció porque él se comportó como un "cualquiera" cuando él danzó delante de Dios y como consecuencia ella fue estéril (2 Samuel 6:20-23). La respuesta de David fue "Por tanto danzaré delante de Jehová. Y aun me haré más vil que esta vez y seré bajo a tus ojos" (v. 21,22). Guardemos nuestros corazones de hacer juicios o comentarios de esa misma naturaleza.

  • /index.php/la-iglesia/obra-social
  • /index.php/ministerios/alabanza